jueves, 29 de marzo de 2012

Introducción a las técnicas de orientación y navegación terrestre

Orientarse:
Tal como dice la definición, orientarse es encontrar el oriente y el resto de los puntos cardinales. Pero cuando hablamos de un aventurero incursionando en ambientes naturales aislados, realizando trekking, travesías o exploraciones, además de estar orientado en todo momento a través de los puntos cardinales esta persona tendría que dominar todas las técnicas de orientación posibles. Cómo dice un manual de orientación:”Las herramientas para recorrer la naturaleza” y el tema pasa por ahí. Conocer y dominar las técnicas de orientación y navegación terrestre, conocer de cartografía y los procedimientos de posición en las cartas, como un operario conoce el funcionamiento de sus herramientas de trabajo, es fundamental para recorrer la naturaleza sin perderse.
Cartas, mapas turísticos, brújulas y GPS son herramientas que utilizaremos juntos o separados, lo importante será conocer el potencial y limitaciones de cada uno.

Cartas Topográficas:
La cartografía en general y las cartas topográficas en particular son una de las herramientas. Los mapas y cartas son representaciones de porciones de la superficie terrestre que han sido reducidas proporcionalmente (a escala) para su observación.

http://ventas.ign.gob.ar/image/data/cartatopo1.gif
Estas representaciones en un plano tienen información que se puede leer directamente (como puestos, pueblos, ríos, parajes, etc), información que se puede medir (distancias, direcciones) e información en tres dimensiones que hay que interpretar.
A través de la altimetría, usando cotas (alturas sobre el nivel del mar), curvas de nivel y equidistancia podemos obtener alturas, desniveles, pendientes e identificar filos y quebradas; de esta manera podemos imaginarnos el relieve de la superficie que observamos.

Orientación:
Encontrar el oriente y a partir de allí el resto de los puntos cardinales: N, S, E, W y en base a éstos los cuadrantes: NE, SE, SW, NW.

Para encontrar el oriente y el resto de los puntos cardinales existen varios métodos y dos grupos que dividiremos en métodos naturales e instrumentales:
Los métodos naturales de orientación: son derivados de los astros. El movimiento del sol y las estrellas. El naciente y el poniente en el léxico de puesteros, arrieros y hombres de campo. La Cruz del Sur en el hemisferio Sur. Los musgos en piedras y árboles que indican el Sur como para nombrar algunos.
Los métodos instrumentales de orientación están dados por tres instrumentos: brújula, altímetro y G.P.S. Cada uno tiene sus prestaciones y limitaciones. Es importante saber utilizar todas las opciones de cada uno de ellos para aprovechar su potencial.

Posición:

Conocer la posición y poder ubicarla en la carta topográfica es la clave.

Un elemento que hay que tener en cuenta es la línea de posición. Una línea de posición en la ciudad es una calle o una avenida. Podemos decir una calle y una altura y lograr un punto de encuentro en la ciudad. Podemos decir la intersección de 2 calles y lograr un punto de posición.
En la naturaleza es lo mismo. Un río es una línea de posición que se ve en el terreno y en la carta topográfica. Una dirección es un rumbo de una referencia en el terreno que podemos llevarla a la carta topográfica como un ángulo de dirección y trazar una línea. Allí obtendremos una línea de posición. Cortando 2 líneas de posición obtendremos el punto donde estamos dentro de la carta.
 Las coordenadas geográficas que se leen en el display del GPS podemos llevarlas a la carta topográfica como paralelos y meridianos y podremos obtener una posición. Hay varias técnicas de posición que podemos utilizar en las cartas topográficas de acuerdo a los instrumentos que tengamos disponibles. Brújula, altímetro, GPS , condiciones ambientales de visibilidad, referencias en el terreno, a través del método de triangulación por coordenadas geográficas, coordenadas planas y coordenadas polares.

Navegación Terrestre:

Navegar es desplazarse de una posición a otra siguiendo un sistema de referencias. En las ciudades navegamos siguiendo las calles y alturas, en el terreno navegamos siguiendo distintas referencias naturales, artificiales e instrumentales para avanzar en una marcha, caminata o trekking y siempre sabiendo desde donde salimos y hacia donde vamos.

Cuando tenemos sendas, picadas marcadas y señalizadas la navegación se hace evidente. Cuando tenemos el way point (punto de posición) de nuestro lugar de destino cargado en el GPS, hay buena señal y el equipo tiene pilas, la navegación se hace muy sencilla. Pero cuando estamos a campo traviesa con visibilidad variable y tenemos carta topográfica y brújula, allí el dominio de las técnicas de posición y navegación con brújula son vitales. Dominar las distintas técnicas de navegación terrestre con brújula nos permite la posibilidad de desplazarnos en el terreno y nos dará autonomía y seguridad.
Estas herramientas, técnicas y procedimientos hay que conocerlas, dominarlas y practicarlas. Logrando experiencia lograremos utilizarlas con mayor precisión y nos darán muchas posibilidades a la hora de planificar y realizar una travesía, un trekking o una exploración.
Además la carta topográfica tiene mucha información que se puede utilizar en la planificación del viaje. El nivel de información que nos aporta nos permite saber el tipo de terreno, relieve, alturas, vegetación, cursos de agua, distancias, direcciones, coordenadas y hasta calcular el tiempo de marcha con mochila que nos demandará el itinerario trazado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada